Consumo Inteligente

La austeridad, que anteriormente era vista como una virtud exclusiva de los religiosos, o de aquellos que por falta de recursos fueron obligados a mantener una vida sencilla, actualmente pasó a ser motivo de debate entre aquellas personas que buscan una alternativa diferente al estilo de vida consumista preponderante en la sociedad.

Desde la época del filósofo Diógenes, el Cínico (cuya única pertenencia era una vasija, de la cual se deshizo cuando vio a un niño bebiendo agua con las manos en forma de concha) se tiene conocimiento de enseñanzas relativas a los beneficios de la austeridad.

Con la Revolución Industrial y la masificación de la producción, sumadas al   advenimiento de la era de las comunicaciones, el invento de la radio y la televisión y principalmente el desarrollo del campo de la publicidad y el marketing, la sociedad se ha convertido en lo que hoy conocemos como la “sociedad del consumo”.

El sistema de consumo actual es una forma de vida relativamente nueva. No ha sido siempre así, y no tiene porque seguir siendo.

El sistema de consumo actual es una forma de vida relativamente nueva. No ha sido siempre así, y no tiene porque seguir siendo.

Sin embargo, un reporte realizado por  la ONG ambientalista World Watch Institute  “Estado del Mundo – 2010″, demostró que apenas un tercio de la población mundial consume mucho más de lo que la Tierra es capaz de reponer. Los otros dos tercios de la población siquiera consiguen salir a hacer compras, ya que apenas aseguran su propia sobrevivencia.

Además, la actual mercantilización del mundo estresa al ser humano, que debe buscar con ansiedad acumular dinero suficiente para mantenerse al tanto de las adquisiciones que se les impone, esto sin contar con los terribles impactos generados en el medio ambiente.

Jean Jacques Rousseau, Pierre-Joseph Proudhon, Ralph Waldo Emerson, Henry David Thoreau, y hasta el contemporáneo Mark Boyle e incluso Steve Jobs, son otros ejemplos de personalidades que optaron por un estilo de vida más sencillo y austero.

El “desapego” de lo material es un término que se va popularizando cada vez más. Con base en los teóricos nombrados y muchos otros, las personas van llegando a conclusiones que les lleva a decidir aligerar el peso del consumismo.

En 1981, el norteamericano Duane Elgin inició la promoción de esto que, según sucesivas publicaciones en libros, diarios y revistas, sería una “nueva tendencia” que ha surgido entre los jóvenes de la clase media de adoptar un estilo de vida “minimalista”.

Aunque se trata un movimiento cultural del siglo pasado, ahora la ideología puede ser generada por otros motivos. Según estudios realizados, 66% de los entrevistados apuntó la salud como el factor primordial para el bienestar, contra 33% que indicó aspectos relacionados con el consumo. También la realización afectiva preponderó sobre el placer generado por las compras.

Jelson de Oliveira, en su libro “Simplicidade” (Simpleza), que saldrá al mercado brasileño en fines de 2013, explica que este estilo de vida no necesariamente se relaciona con la pobreza, pero que muchas personas están optando por adoptarlo porque comprenden que el consumismo de por sí, no trae beneficios verdaderos.

Estas personas buscan reducir al máximo la cantidad de objetos que les pertenecen, manteniendo apenas aquellos que consideren esenciales según sus gustos y necesidades. La mayoría de ellos viven en pequeños departamentos, con pocos muebles y algunos objetos personales, entre ellos unos aparatos tecnológicos que les permiten comprimir y guardar archivos de todo tipo de forma compacta.

Ya sea por motivos ecológicos, humanitarios o personales, el número de adeptos a la filosofía “menos es más” va creciendo en número y se va haciendo notar a través de grupos y publicaciones en los medios, donde se comparten experiencias y consejos inspiradores de gente que decidió tomar una postura anti consumista.

La adopción de este estilo de vida, no significa un total rompimiento con la sociedad del consumo, sino que implica fundamentalmente tomar las riendas de nuestro propio consumo, hacerlo siempre de forma conciente y cambiar lo superfluo por lo esencial. Es como hacer que aquello que antes era complicado, se vuelva más simple, cesando la búsqueda obsesiva de objetos y elementos externos que nos proveen apenas una sensación, y bastante limitada, de bienestar.

De esta manera, se evita la pérdida de excesivas horas empleadas en el trabajo, enfocando más la calidad de vida y en las relaciones humanas. El dinero deja de ser invertido en bienes y servicios que saciarán apenas parcial y temporalmente el deseo de consumir, porque ellos generan un círculo vicioso que hace vulnerables a las personas al endeudamiento y a las crisis de la economía doméstica o personal.

Además, el acumulo excesivo de bienes también demanda tiempo, trabajo y otros recursos para su mantenimiento. Sólo el almacenamiento y la limpieza, presuponen un gasto de tiempo y espacio, sin contar otros detalles como podrían ser la seguridad en términos de vigilancia y de seguro contra daños y pérdidas.

Los practicantes de las nuevas tendencias del fenómeno minimalista, aseguran que tener menos objetos, y más tiempo libre para dedicarse a si mismo y a las personas que aprecia, es uno de los cambios más inteligentes que se puede hacer.

REFRENCIA

Revista on line, O Globo Ciencia – Revista Amanha. Disponible en

http://oglobo.globo.com/amanha/viver-com-menos-8451460#ixzz2TzntH46s

Ana Ramos de Llanes – Neuropedagoga

Anuncios

Un pensamiento en “Consumo Inteligente

  1. Me gusto mucho tu aproximación al minimalismo, parece que no sólo la clase media sino también la más acomodada esta buscando simplificar su forma de vida, muchas gracias por haberme invitado a tu blog y muchas más por leerme ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s